martes, 22 de mayo de 2012



"He aquí, Yo estoy a la puerta y llamo; si alguno oye mi voz y abre la puerta, entraré a él, y cenaré con él, y él conmigo."
Apocalipsis 3:20




EL SALVADOR ESTA A LA PUERTA Y LLAMA Apoc. 3:20
El libro de Apocalipsis está dividido en tres partes: tres divisiones o épocas 
del tiempo. “Escribe las cosas que has visto (el pasado), y las que son (el 
presente), y las que han de ser después de estos (eventos futuros).” Apoc. 1:19
El versículo del texto se encuentra en el final de la segunda división. En el 
principio Cristo estaba en medio de las iglesias, pero al fin de esta época El 
está de lado de fuera tocando la puerta para entrar.
Hoy en día Cristo no está en la mayoría de las iglesias. Ha sido substituido por 
programas sociales, ritos religiosos, falsos imágenes de los santos y toda clase 
de doctrina falsa.
En este versículo hay una mensaje profético pero también hay una lección 
práctica. Cristo no solamente está llamando para entrar en muchas iglesias, pero 
también está llamando a la puerta de cada individuo para entrar en su corazón, 
en la vida de todos. Pero la mayor parte de este mundo a dejado la puerta 
cerrada por causa de su pecado. Los hombres no quieren que Cristo entra y vea lo 
que está en su mente y corazón. El pecado ha separado el hombre de Dios. “Pero 
vuestras iniquidades han hecho división entre vosotros y vuestro Dios, y 
vuestros pecados han hecho ocultar de vosotros su rostro para no oír”. Isaías 
59:2

¿QUIEN ESTA LLAMANDO A LA PUERTA?
Es Jesús, el Salvador de este mundo. En la Biblia Cristo es representado por 
varias maneras o figuras. Algunas de estas son:
“Jesús le dijo: yo soy el camino, y la verdad, y la vida: nadie viene al Padre, 
sino por mi”. Juan 14:6
 ”Yo soy la puerta; el que por mi entrare será salvo; entrará y hallará pastos”. 
Juan 10:9 La entrada para el cielo, la única puerta; no la iglesia, o creencias 
de los hombres.
“Porque hay un solo Dios; y un solo Dios, y un solo mediador entre Dios y los 
hombres, Jesucristo hombre”. 1 Timoteo 2:5
“El siguiente día vio Juan a Jesús que venía a él y le dijo: He aqui el cordero 
de Dios, que quita el pecado del mundo”. Juan 1:19

COMO EL TE LLAMA, SU MANERA DE LLAMAR
Cristo está siempre llamando a los hombres al arrepentimiento, pero muchas veces 
ellos no escuchan su voz porque están ocupados, y están lejos demás para oír su 
voz o simplemente no dan atención a su llamada.
Muchas veces Dios llama los hombres por medio de las circunstancias: a veces 
por medio de una enfermedad, una tragedia o otros acontecimientos de la vida. 
“Bueno me es haber sido humillado, para que aprenda tus estatutos”. Salmo 119:71
Otras veces Dios llama por medio de otras personas. Hechos 8:26-39 Vs. 30- 31
A veces Dios habla directo a nosotros por su Palabra, la Biblia. La Biblia es 
como un martillo – Jer. 23:29. La Biblia es poderosa y eficaz – Heb. 4:12

¿DE QUE LUGAR JESUS NOS LLAMA?
Jesús nos llama a la puerta, que es un lugar de entrada o acceso. Jesús toca 
aquí por que está queriendo entrar en nuestro corazón y vida. Jesús llega cerca 
para que podamos escuchar su llamada. “He aquí, llamarás a gente que no 
conociste, y gentes que no te conocieron correrán a ti, por causa de Jehová tu 
Dios, y del Santo de Israel que te ha honrado. Buscad a Jehová mientras puede 
ser hallado, llamadle en tanto que está cercano”. Isaías 55:5-6

 ¿PORQUE JESUS ESTA TOCANDO?
Cuando alguien llama a una puerta, es porque está queriendo entrar en la casa, o 
entregar un mensaje al dueño. Jesús está llamando a la puerta de su corazón 
porque está queriendo perdonar sus pecados y salvar su alma del infierno.
“Porque el Hijo del Hombre vino a buscar y a salvar lo que se había perdido”. 
Lucas 19:10
Según el texto, Jesús quiere entrar para sentarse junto con usted a la mesa, 
tener compañerismo y suplir sus necesidades materiales y espirituales.

ENTONCES !
El que está a la puerta de tu corazón y llama es el mismo Señor Jesús, pidiendo entrar en tu vida. Si abres la puerta entrará en tu corazón, estará contigo y compartirá contigo. Él será tu gozo, tu salud, tu paz, y tú fuerza, Él es el único que puede colmar los deseos más profundos de tu corazón. 

Jesucristo es Aquel que se preocupa por ti y te ama con un amor y un interés más grande de lo que las palabras pueden expresar. Él es Aquel que nunca te dejará solo, quien está siempre contigo para ayudarte y quitar todos tus temores. Si, es Aquel que es suficientemente fuerte para salvarte de todas tus cadenas de pecado.

Jesús está llamando a tu corazón. Ábrele la puerta y entrégale tu vida.

¡Él está esperándote! 






No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada